GALETTE DE ROIS

Francia es un país curioso porque al contrario que casi todos que se dividen en norte y sur, el hexágono que forma el país galo se podría dividir más bien en este y oeste trazando una línea imaginaria que uniría Brest y Nize (más o menos). Bien, pues la parte este, gusta de comer para el día de reyes galette des Rois y la parte oeste couronne des Rois (exactamente igual que nuestro roscón de reyes). En los últimos tiempos la couronne le gana terreno a la galette, quizás porque la primera es mucho más colorida y festiva. La Galette esconde un secreto en su interior, la frangipane o el franchipan, una deliciosa crema de almendra que bien merece que este pastel sea para un día de reyes.

Tanto una como la otra esconden en su interior una figurita y el agraciado que la tenga en su porción será coronado el rey del día y se pondrá una corona simbólica de cartón. En España añadimos también un haba, y al que le toque será el que pague el roscón o la galette del año siguiente. Yo en mi caso no pongo nada porque el roscón o su sustituto siempre lo pongo yo.

A mí este capricho me vuelve loca, espero que os animéis a hacerlo. Es una opción rápida y deliciosa al roscón de reyes.

GALETTE DE ROIS

Ingredientes:

Masa:

2 láminas de hojaldre fresco, yo utilizo la del lidl.

1 huevo para barnizar

Azúcar para espolvorear

Relleno (fragngipane)

250 ml de leche entera

90 gr de azúcar

1 Vaina de vainilla o vainilla en pasta

2 yemas de huevo

20 gr. de maicena

100 gr de almendra en polvo

Preparación:

Comenzamos preparando el relleno:

Calentamos la leche lentamente, reservamos un poco, con el azúcar y las semillas de vainilla.

En un bol aparte,  mezclamos la leche reservada con la Maizena, tener cuidado que no queden grumos. Batimos un poco las yemas y las agregamos.

Cuando la leche que estamos calentando comience a hervir, retiramos unos segundos del fuego y echamos la mezcla anterior.

Llevamos de nuevo a ebullición removiendo continuamente hasta que espese. Echamos la almendra en polvo, mezclamos bien y tapamos con film transparente. Dejamos enfriar

Formamos la Galette

Forramos una bandeja de horno con papel  sulfurizado. Estiramos la masa de hojaldre y la ponemos en la bandeja. Cortamos la masa en forma de círculo en unos 20 cm de diámetro aproximadamente y pintamos los bordes con huevo batido más o menos unos dos centímetros de grosor.

Repartimos el relleno por toda la masa, sin tocar los extremos que hemos pintado con huevo. Cubrimos con la otra lámina de hojaldre que habremos cortado también al mismo tamaño que la base. Presionamos todo el borde justo por donde hemos pintado con huevo. Con un tenedor cerramos toda la circunferencia de la galette.

Hacemos un agujerito en el centro de la parte superior para que salga el vapor, pincelamos con huevo y ponemos en la nevera durante 30 minutos.

Precalentamos el horno a 200º con calor arriba y abajo. Sacamos la galette de la nevera  y dibujamos sobre la masa, con ayuda de un cuchillo la figura que más nos guste. Pintamos de nuevo con huevo.

Horneamos unos 10 minutos a 200º, bajamos la temperatura a 170º y seguimos cociendo hasta que la masa esté dorada.

Sacamos la galette del horno, subimos de nuevo el horno a 200º, espolvoreamos con azúcar y horneamos un par de minutos más. La sacamos del horno y la colocamos sobre una rejilla para que se enfríe.

Lista para comer.

Os deseo que los Reyes os traigan todo lo que habéis pedido.

Y recordar dejarle a los Reyes Magos tres plátanos de Canarias y tres chupitos de Ron Aldea.